•  

The Economist: guerra comercial está llevando a algunas empresas a reducir inversiones

  • Fecha: 26/08/2019

"Hay aranceles para videojuegos y juguetes; intente explicarle eso a su niño pequeño. Seguro le dirá que el taller de Papá Noel tiene un problema. Yo creo que los renos son los que padecen un dilema”. Wendy Lazar, quien dirige una compañía llamada I Heart Guts, presentó este poema al Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) en junio. Como importadora de juguetes chinos para niños, se quejaba de cómo la guerra comercial podría exprimir su empresa.

Ella no está sola. En las salas de juntas en todo Estados Unidos, los empresarios se esfuerzan por evaluar el impacto de la última escalada en la confrontación comercial entre las dos superpotencias. Para la mayoría de empresas, es fácil calcular el impacto financiero inmediato de más aranceles sobre la demanda, precios y costos. Eso se puede hacer en una hoja de cálculo. Es mucho más difícil encontrar la manera de modificar su estrategia y sus planes de inversión a largo plazo para adaptarse a un nuevo mundo de tensiones comerciales duraderas.

Los administradores de fondos y operadores de Wall Street han comenzado a llegar a su propia conclusión: que la inversión puede caer, posiblemente desencadenando una recesión. De ahí los movimientos violentos en los mercados desde la primera semana de agosto, corriendo hacia bonos seguros y una venta masiva de acciones.

Esa venta masiva se aceleró el 1 de agosto cuando la administración del presidente Donald Trump anunció la imposición de aranceles sobre US$300,000 millones en productos chinos, a una tasa del 10 %, a partir del 1 de setiembre. El 13 de agosto, el USTR anunció un retraso que cubría aproximadamente dos tercios de los productos en cuestión, incluidos teléfonos móviles, relojes inteligentes y juguetes, que estarían sujetos a aranceles a partir del 15 de diciembre.

Según la explicación que Trump dio más tarde ese día, la medida permitiría a los compradores estadounidenses gastar en regalos durante los meses previos a Navidad. El comunicado de prensa anunciando el retraso llegó a las 9:43 a.m.; entre 9:40 y 9:45 las acciones de Apple aumentaron un 3 %, y el índice de acciones S&P 500 aumentó un 1 %. Pero al día siguiente, el mercado de valores, y el precio de las acciones del fabricante del iPhone, se desplomó nuevamente en tanto los inversores se preocuparon de que una recesión global podría estar por suceder.

La expansión de Estados Unidos podría estar enfriándose a medida que empieza su segunda década; sin embargo, el PBI creció a un ritmo respetable de 2.1 % en el segundo trimestre del 2019, y la tasa de desempleo es de 3.7 % (algo de qué jactarse). El efecto directo de los aranceles debería ser pequeño: en el 2017, antes de que comenzaran las hostilidades, el comercio de bienes con China ascendía a solo el 3.2 % del PBI. Incluso incluyendo los aranceles adicionales planeados para diciembre, estos representan un aumento de impuestos que compensa solo una quinta parte de los recortes introducidos por la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos del 2017.

Sin embargo, lo que realmente importa son los efectos más amplios de la incertidumbre creada por la guerra comercial sobre el comportamiento corporativo. La mayoría de las compañías hacen planes en un horizonte de cinco a diez años e invierten en activos con una vida útil de 10-20 años. Pero con cada nuevo anuncio de aranceles, las reglas para comercializar sus productos se vuelven menos estables. Y el alcance de la guerra comercial se ha expandido más allá de los bienes hasta alcanzar la tecnología y las divisas. Quizás el sistema bancario internacional, las compañías navieras o las empresas conjuntas extranjeras podrían ser los siguientes sectores afectados. Las empresas más sofisticadas intentan evaluar tales riesgos.

El alto nivel de incertidumbre es medible. Un estudio del 2016 realizado por Scott Baker de la Universidad Northwestern, Nick Bloom de la Universidad de Stanford, y Steven Davis de la Universidad de Chicago, cuantificó la incertidumbre política en Estados Unidos utilizando informes periodísticos.

Su índice de incertidumbre en la política comercial se ha disparado en los últimos meses. Y tales aumentos en incertidumbre suelen tener efectos reales. Los investigadores encontraron que los aumentos en su índice se asociaron con una inversión reducida y una contratación más lenta. Más recientemente, Ryan Sweet, de la firma financiera Moody’s Analytics, descubrió que los cambios en la confianza empresarial y la incertidumbre de política económica parecen predecir cambios en el gasto de capital de los gerentes.

Dicho todo esto, ¿cómo va la inversión en Estados Unidos? En el segundo trimestre, la inversión empresarial no residencial se redujo a una tasa anualizada de 0.6 %. La pregunta es en qué medida la guerra comercial es la culpable, más que los factores específicos de la industria, las tendencias económicas internas o el ciclo de manufactura global. Para tener una idea de esto, The Economist ha analizado alrededor de 2,400 empresas estadounidenses que cotizan en bolsa en 42 sectores, teniendo en cuenta tanto sus niveles de inversión como la dependencia de su sector de los insumos chinos.

Las empresas con un mayor grado de dependencia china parecen haber reducido la inversión. Los 20 sectores más expuestos a los insumos de China representaron un tercio de la inversión total de las 2,400 empresas. En total, estos sectores vieron caer el gasto agregado de capital en un 1 % en los últimos cuatro trimestres en comparación con el año anterior. Mientras tanto, los otros 22 sectores, que están menos expuestos a China, experimentaron un aumento de la inversión del 14 %. El análisis es simple: otros factores pueden haber jugado un papel importante.

Pero los ejecutivos de negocios también informan un efecto sobre la inversión. Una encuesta compilada por el Banco de la Reserva Federal de Atlanta en enero encontró que las tensiones comerciales habían reducido la inversión en un 1.2 %. Los aranceles se mencionaron en una cuarta parte de todas las conferencias telefónicas de ganancias entre empresas en el Índice S&P 500 en el segundo trimestre del 2019, según cifras de FactSet, una firma de análisis de datos.

Uno de los sectores más expuestos a China son los químicos. En julio, Jim Fitterling, director ejecutivo de Dow, un gran productor, dijo a los inversores en una conferencia sobre ganancias que mantendría el gasto de capital "ajustado" hasta que tuviera "mejor visibilidad", y agregó que pensaba que era necesario un acuerdo comercial para "obtener algo de confianza en este mercado".

Los economistas de Wall Street también están analizando datos sobre cómo la incertidumbre de la política comercial está alterando el comportamiento de las empresas. En junio, los investigadores de Goldman Sachs se mostraron escépticos de que la guerra comercial estaba obstaculizando la inversión, señalando que la incertidumbre de políticas en general era baja. Pero más recientemente han modificado su punto de vista, descubriendo que, después de ajustarse a las tendencias subyacentes, los sectores que venden más a China (en lugar de los que le compran) experimentaron un crecimiento de la inversión más lento que los que estuvieron menos expuestos.

Los economistas de Goldman también encontraron que los anuncios de aranceles estaban asociados con el empeoramiento de las condiciones financieras (mayores costos de endeudamiento, menores precios de las acciones o un dólar más fuerte). Las expectativas de recortes de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal solo han compensado la mitad del cambio en las condiciones financieras. En general, los analistas estiman que, incluidos los efectos indirectos, el impacto en el PBI sería del 0.6 %, significativo, pero no suficiente para llevar a Estados Unidos a la recesión.

El panorama general, por lo tanto, es que ahora hay buena evidencia de que la guerra comercial está llevando a algunas empresas a reducir la inversión. Los pesimistas temen que el efecto de este tropiezo en el gasto de capital pueda ser de largo alcance y más doloroso de lo que Goldman espera. A la larga, podría mermar la productividad. A corto plazo, podría provocar que las empresas reduzcan la contratación. Eso podría dañar la confianza de los consumidores.

Mucho depende de si las hostilidades entre Estados Unidos y China se intensifican. El 13 de agosto, Trump dijo que mantuvo una "conversación muy, muy productiva" con los líderes de China. Pero pocos en el terreno toman en serio la perspectiva de una reconciliación duradera. Jake Parker, del Consejo de Negocios de Estados Unidos y China, un grupo de lobby, informa que sus miembros se han dado cuenta de que la amenaza de futuros gravámenes seguiría al acecho, incluso si se llegara a un acuerdo y se levantaran los aranceles. Los golpes a la economía de China también podrían volver a EE. UU.

Y Trump tiene muchas más formas de inyectar miedo en la economía. Su descripción de China como manipulador de divisas podría provocar una guerra de monedas. Si la enfermedad que ahora es visible en la mayoría de los sectores expuestos al comercio se extiende al resto de la economía, eso desencadenaría una espiral descendente que, ni siquiera el levantamiento de los aranceles y el acceso de los juguetes de peluche de la Sra. Lazar, revertirían. (Fuente: Gestión)

Nuevos Libros